Historias de vida: Seis Bioquímicos que hicieron historia en la profesión en San Juan

Posted by: Prensa Comments: 0

Este año hacemos nuestro homenaje a bioquímicos que nos precedieron, de quienes aprendimos y nos aconsejaron, y sobre todo defendieron nuestros derechos y lucharon por el reconcomiendo de nuestra profesión en la provincia.
Realizamos seis entrevistas a profesionales que fueron presidentes del Colegio Bioquímico de San Juan, quienes nos cuentan su pasión por la bioquímica, el trabajo de laboratorio y su experiencia durante su mandato en la Institución.
Entrevistamos, bajo un mismo cuestionario, a los doctores Reginaldo Berón, Miguel Jorge Morrone, Carlos Edgar Udaquiola, Luis Sebastián Varea, Hugo Nicolás Castro y Raúl E. Villalba, quiénes nos contaron sobre su vida y la vivencia con la bioquímica.

 

Dr. Reginalgo Berón 

“En el prolongado camino transitado y continúo andando, entendí que cada día comienza un futuro”. Dr. Reginaldo Berón, 88 años.
Presidente del CBSJ: 28-08-1963 al 31-10-1964 / 1-11-1964 al 28-03-1966 / 10-11-1981 al 6-12-1982 / 1-11-1988 al 29-10-1989.

¿En qué año se graduó de Bioquímico? ¿Dónde estudio?
Mi profesión de bioquímico, mi sueño, se cumplió el 20 de diciembre de 1957 en la Universidad Nacional de Córdoba, tras completar de cursar los 6 años de la Carrera. El ingreso era previo examen de evaluación por ser egresado de una escuela técnica con título de “Técnico Químico Industrial”.
¿Por qué eligió ser Bioquímico?
Mi vocación de ser bioquímico nace motivado a partir de las clases de ciencias de biológicas y estudio replicación celular. Mi práctica en el laboratorio del ministerio de agricultura de aquellos años para acceder al título de técnico, y de conocer un laboratorio y su proyección a acciones para la salud que era casi artesanal, por la imagen que me quedó de aquellos químicos y bioquímicos en una mesada con gradillas, tubos de ensayo, buretas, pipetas, matraces, reactivos de preparación extemporanea, microscopio, colorímetro, balanza con pequeñas pesas para ajustar el peso, como émulos de Luis Pasteur.
Previo mi graduación realice el practicanato, que es un periodo de formación en el Hospital Escuela Nacional de Clínicas en el área de Laboratorio Central y en la cátedra de análisis clínicos, pasantía por diferentes secciones con evaluación, practicante menor y practicante mayor. Algo de más de 2 años de interno, que acrisola la formación científica y humana que deja una impronta que señala la ruta al desarrollo de una actividad profesional en las acciones de la salud en el contexto de trascendencia social.
¿Cómo vivió los avances tecnológicos en el trabajo del laboratorio desde que se recibió hasta la actualidad?
Siempre con el objetivo de Progreso, fui accediendo a las metodologías de avanzada y renovando equipamiento de mayor complejidad, fruto todo esto de asistir a congresos, ateneo y exposiciones, dónde las relaciones interdisciplinarias son enriquecedoras. Grandes satisfacciones, teniendo en cuenta que el imparable Progreso científico en ciencias de la salud humana, la participación del profesional bioquímico se proyectó al amplio espectro de los equipos de atención de la salud, indispensable en el diagnóstico y seguimiento de patologías.
¿Qué las satisfacciones que le brindo la profesión?
En el prolongado camino transitado y continúo andando, entendí que cada día comienza un futuro. Desde el día de mi graduación, quedaron en el recuerdo utopías, fantasiosos sueños.
Llegué al laboratorio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Dr. Guillermo Rawson en 1958. Tenía formación para este importante capítulo en el estudio de sangre, por ese tiempo, los controles de sangre a transfundir no tenías sensibilidad para chagas, sífilis, hepatitis (llamado antígeno australiano).
El problema se fue solucionando, el Congreso Latinoamericano de Hematología de Chile (década del 60) al cual asistí en carácter de delegado oficial de la Secretaría de Salud Pública, me relacionó con el doctor Gastao Rosenfeld del instituto de Hematología de San Pablo, quien a su regreso a Brasil me envía vía correo las metodologías más avanzadas para detectar con alto especificidad la serología.
Destaco la muy buena relación interdisciplinaria médico bioquímico del servicio.
El tiempo corre, y en la mente siempre hay imperativos. A los años, continuando mi carrera hospitalaria, concurse el cargo de jefe de servicio de laboratorio central del gran hospital, importante desafío.
Aparece el sida, un breve brote de cólera, las residencias bioquímicas, organizar la actividad docente, procurar pasantías por centros de niveles científicos relevantes del país, también por gestión personal y por relaciones que quedaron en el congreso científicos, solicito al Instituto Nacional de la Salud de Chile la posibilidad de recibir residentes para la especialización, contestación favorable con programas de estudios.
En otro hecho importante fue la creación de Ateneo bioquímico del hospital, se realizaron frecuentes ateneos con temas desarrollados por colegas de diferentes sectores del laboratorio. En la actividad extra-hospitalaria, convocado por el Jefe de Sanidad del Departamento Central de Policía, se crea el laboratorio químico toxicológico a mi cargo, cuyo objetivo es colaborar con la justicia.
¿Qué opina del avance e inserción de los bioquímicos a los equipos de salud?
Las fronteras de la ciencia es un lugar donde se llega a un objetivo, pero la investigación científica no tiene límites. En biología por ser infinitamente compleja en el enigma de los seres vivos, el ser humano es el más perfecto del cosmos, tres mil doscientos millones de base y cuatro letras ATCG que es en su dinámica de funciones de instrucciones multifuncional, se llega a lo que somos. Largo camino de años de evolución, el ser humano es perfecto, pero no tanto. cuando el manual de instrucción multifuncional tiene fallas, asoma las patologías. Ahí está volvió los bioquímicos con nuestro trabajo fecundo y renovado en el equipo de atención de la salud.

 

Dr. Miguel Jorge Morrone

“La bioquímica es todo en mi vida, somos una familia de bioquímicos”. Dr. Miguel Jorge Morrone, 84 años
Presidente del CBSJ: 3-05-1978 al 17-12-1978 / 17-10-1990 al 28-10-1991

¿En qué año se graduó de Bioquímico? ¿Dónde estudio?
Se recibió en 1962 en la Universidad Nacional de Córdoba
¿Por qué eligió ser Bioquímico?
En el secundario tuve un profesor, el Dr. Luis Alladio, que me hizo pensar en ser bioquímico.
¿Cómo vivió los avances tecnológicos en el trabajo del laboratorio desde que se recibió hasta la actualidad?
Los avances tecnológicos fueron constantes en mi vida profesional. Al comienzo sería hacer todo a mano, desde los reactivos.
Tuve la fortuna de asociarme con otro bioquímico y seguir desarrollando el laboratorio fundado por el Dr. Alladio (quien había fallecido). En 1973 nos mudamos (ya como Laboratorio Central) a la calle Rivadavia 490 (E) y en el 2007 al actual domicilio de calle Laprida 373 (E). Luego de más de 55 años de profesión, resulta difícil a veces recordar los comienzos.
¿Qué opina del avance e inserción de los bioquímicos a los equipos de salud?
Sin duda el ejercicio profesional privada atenta con la inserción del bioquímico en el equipo de salud. En la parte pública se han creado equipos multidisciplinarios y en algunas de ellos el rol del bioquímico se destaca. Auguro una mejor convivencia futuro.
¿Qué las satisfacciones que le brindo la profesión?
La profesión me permitió desarrollar mi vida en paz y armonía con los avatares del país.
¿Qué es la bioquímica para su vida?
La bioquímica es todo en mi vida, a tal punto que Primero, me casé con una bioquímica hace más de 50 años, y segundo tengo dos hijas bioquímicas, y una de ellas se casó con un colega. Somos una familia de bioquímicos.

 

Dr. Carlos Edgar Udaquiola
“La bioquímica en mi vida fue una pasión y por suerte la puedo seguir ejerciendo”. Dr. Carlos Edgar Udaquiola, 75 años.
Presidente del CBSJ: 1-11-1994 al 2-09-2001

¿En qué año se graduó de Bioquímico?
Me gradué el 26 de mayo de 1972 para ser más preciso, provincia de Córdoba.
¿Por qué eligió ser Bioquímico?
Egresé del secundario como Técnico Químico de la escuela Industrial Domingo Faustino Sarmiento. Tenía dos opciones: Ingeniero Químico o Bioquímico. Me gusto Bioquímico, en esa época podía ser estudiada la carrera en San Luis o Córdoba, pero dado que Córdoba tenía mejores posibilidades económicas, elegí Córdoba. Por ese entonces disfrutaba de jugar al Básquet y Talleres de Córdoba fue el equipo que me permitió estudiar.
¿Cómo vivió los avances tecnológicos en el trabajo del laboratorio desde que se recibió hasta la actualidad?
Como un desafío apasionante y continuo. El hecho de haber trabajado 35 años en el Hospital Dr. Guillermo Rawson me permitió acompañar el crecimiento del mismo, que fue continuo y llegó a tener la mayor capacidad tecnológica. Ese detalle y el compartir con numerosos colegas me permitieron acompañar el vertiginoso crecimiento de la Bioquímica con mayor facilidad, fue un aprendizaje constante y muy productivo.
¿Qué satisfacciones le brindó la profesión?
Fue un honor haber integrado varias Comisiones Directivas del Colegio Bioquímico de San Juan y tener la suerte de ocupar diferentes cargos: -Presidente de Colegio de Bioquímicos de San Juan. -Presidente de la Federación de Cuyo. -Tesorero de CUBRA. -Tesorero Congreso CUBRA I y II. -Presidente de las Jornadas de enseñanza y ejercicio de la Bioquímica organizada por la ABA. – Integrante de la Subcomisión Científica de Colabiocli. -Integrante en el estudio de Vigilancia Hospitalaria Protocolo Epistrep 106086.
Cada uno de ellos me enriqueció profesionalmente y me hicieron muy feliz.
¿Qué es la Bioquímica para su vida?
La bioquímica en mi vida fue una pasión y por suerte la puedo seguir ejerciendo. Fue un medio de vida y me permitió formar una hermosa familia. Pude recorrer gran parte del país cosechando amigos en distintas provincias. Soy un agradecido de mi profesión, mis profesores y muchos colegas que mucho me enseñaron.

 

Dr. Luis Sebastián Varea

“La bioquímica en mi vida es un patrón de todas las acciones que uno realiza”. Dr. Luis Sebastián Varea, 75 años
Presidente del CBSJ: 11-11-85 al 21-11-86

¿En qué año se graduó de Bioquímico? ¿Dónde estudio?
Mi graduación fue en el año 1976, en la Universidad de Córdoba, con el título de Bioquímico Nacional.
¿Por qué eligió ser Bioquímico?
Yo había terminado la carrera de ayudante de Histopatología, además, siempre me interesaba la química, unido a los consejos de profesionales Bioquímicos que consultaba, me decidí a comenzar la carrera de Bioquímico.
¿Cómo vivió los avances tecnológicos en el trabajo del laboratorio desde que se recibió hasta la actualidad?
Los avances tecnológicos dentro del trabajo de Laboratorio los fui viviendo día a día, sintiendo muchas veces la alegría de sentir la realización de cosas que imaginábamos del futuro, y se realizaban en nuestro presente, los avances de la tecnología suplantaban aparatología y métodos, mejorándolos y haciendo técnicas menos engorrosas. Al hacer ahora un recontó la diferencia es sideral y asombra, pero como los cambios eran paulatinos se absorbían lentamente, inclusive al comparar distintos métodos causa asombro, y son anecdóticos.
¿Qué opina del avance e inserción de los bioquímicos a los equipos de salud?
Los Bioquímicos deben estar siempre en los equipos de salud, somos, diría, indispensables por muchísimas razones. A este aspecto siempre recuerdo una anécdota del Dr. Luis Leloir, premio nobel argentino, que decía que “si imaginamos un paseo por la margen de un rio y vemos gente que cae al lecho del rio, y por la margen van paseando un médico y un bioquímico, el médico saca a quienes caen, el bioquímico investiga porque se caen al agua”. La presencia en los equipos de salud es importante e imprescindible.
¿Qué las satisfacciones que le brindo la profesión?
Esta profesión brinda satisfacciones y yo las he recibido a través del trabajo diario con el agradecimiento de los pacientes, por la labor realizada. Por el reconocimiento de colegas, y por la inserción que brinda en la sociedad.
¿Qué es la bioquímica para su vida?
La bioquímica en mi vida es un patrón de todas las acciones que uno realiza, llega un punto en nuestra vida que es imposible separar la profesión se inserta hasta en la forma de razonar, es indudable porque hemos sido formados con un criterio muy especial, en base a conocimientos y patrones, entonces llega un momento que el razonar es bioquímico, por lo menos en mi caso, lo cual no dejo de agradecer siempre.

 

Dr. Hugo Nicolás Castro

“Siempre que logre algo, nunca lo logre solo”, Dr. Hugo Nicolás Castro, 72 años
Presidente del CBSJ: 26-08-2002 al 2-09-2007 / 8-09-2011 al 9-08-2013 / 10-08-2013 al 30-08-2015

Después de terminar mis estudios en la Escuela Industrial Domingo F. Sarmiento, como Técnico Químico, surgió en mí la necesidad de iniciar una carrera Universitaria relacionada con la formación que había obtenido y con la posibilidad de ser parte integrante de equipos de Salud, egresando de la Universidad Nacional de San Luis.
En los avances tecnológicos de la Bioquímica, que son muchos y variados, me involucré intensamente tanto en la parte privada, como pública, en esta última en el Laboratorio del Hospital Marcial V. Quiroga culminando mi tarea como Jefe de dicho Servicio, lo cual fue un orgullo y muy gratificante.
También, me intereso la actividad Societaria en Nuestro Colegio Bioquímico, donde me desempeñe en distintas oportunidades, como Secretario Científico, Secretario Administrativo, Tesorero, Vicepresidente y Presidente en 4 periodos. A nivel Nacional en CUBRA, ocupé el cargo de Vocal Primero y Protesorero.
Las satisfacciones, fueron de distinta índole destacando algunas, durante en la presidencia del Dr. Bercovich, como Secretario Científico, realizamos las gestiones para la visita del Dr. Federico Leloir, Premio Nobel de Química, quien nos visitó algunos días. También destacar que, en el año 2005, desempeñándome como Presidente, presidí el CUBRA V, en nuestra Provincia, realizándose la actividad científica en el Hotel Alcazar y Biblioteca Franklin, y el acto inaugural en el Centro Cultural Contegrand y en el Auditórium Juan Victoria. Este Congreso fue el primero que se realizó en Cuyo y en el que se superaron los 1.000 inscriptos. Ardua tarea de la C. D., de ese momento, personal del colegio y de todos los colegas y familias, que intervinieron en la organización y en el apoyo que nos brindaron. A ellos, siempre agradecido. También destacar haber participado con grupos de colegas y familias, en las diferentes Olimpiadas del NOA, como invitado, distinguiéndonos con la organización de una de la misma como sede San Juan. Entre otras satisfacciones, fue incorporar en dos oportunidades distintas a PAMI como Prestador, lo que significó también un gran esfuerzo, por parte de toda la Directiva de ese momento, convenio que aún mantenemos.
“Siempre que logre algo, nunca lo logre solo”.

 

Dr. Raúl E. Villalba

“Es la actividad que me brindo y brinda la seguridad de poder decir que la volvería a elegir de nuevo”, Dr. Raúl E. Villalba, 52 años
Presidente del CBSJ: 3-09-2007 al 7-09-2011

¿En qué año se graduó de Bioquímico? ¿Dónde estudio?
Me gradué en el año 1994 y estudié en la Universidad Nacional de Córdoba
¿Por qué eligió ser Bioquímico?
La elección de estudiar esta carrera la tomé en virtud a los conocimientos previos que tuve en la escuela secundaria Industrial Domingo F. Sarmiento, también al gusto en particular de investigar y conocer más sobre aspectos relacionados al ser humano.
¿Cómo vivió los avances tecnológicos en el trabajo del laboratorio desde que se recibió hasta la actualidad?
Adaptándome continuamente, en la medida de lo posible, sin perder de vista, que el avance tecnológico es maravilloso, pero nunca reemplazara la mirada del profesional bioquímico en el laboratorio.
¿Qué opina del avance e inserción de los bioquímicos a los equipos de salud?
Creo que hemos avanzado bastante y que nos sobra voluntad, pero que todavía hay muchísimo por hacer para ocupar los lugares que realmente nos merecemos como parte de los equipos de salud.
Actualmente la Pandemia que nos toca atravesar, nos puso en un rol fundamental en los espacios de diagnóstico y que lamentablemente no siempre está ocupado por uno de nosotros, siendo que somos los que estamos capacitados y con los conocimientos técnicos y científicos para hacernos responsables de los ámbitos que involucran pruebas de laboratorio, no solo respecto en lo que nos está sucediendo ahora, como así también en todas las patologías que requieren de un resultado validado por y como corresponde.
¿Qué satisfacciones que le brindo la profesión?
Infinitas, desde poder brindar un servicio que colabora con el diagnóstico, hacer lo que me gusta todos los días, pertenecer a una profesión tan noble y maravillosa, conocer personas únicas y con valores especiales, haber podido conducir el Colegio Bioquímico de San Juan, participar de innumerables encuentros para mejorar las actividades de nuestra profesión a nivel nacional, brindarle día a día a los pacientes nuestro tiempo para sumar herramientas que mejoren junto con otras profesiones la Calidad de Vida .
¿Qué es la bioquímica para su vida?
Es todo, es el eje sobre el cual decidí proyectar y organizar mi vida tanto profesional, familiar y social, es la que día a día me llena de orgullo y satisfacción, y es la actividad que me brindo y brinda la seguridad de poder decir que la volvería a elegir de nuevo.
“La posibilidad de realizar un sueño, es lo que hace que la vida sea interesante”, Paulo Coelho.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *